VALLADOLID

Patio Palacio de Pimentel

Ya en 1518, las Cortes reunidas en la iglesia de San Pablo exigieron al nuevo monarca que aprendiera a hablar castellano, que no salieran dineros de Castilla, que los cargos públicos y los beneficios eclesiásticos recayesen exclusivamente en castellanos, excluyendo de los mismos a los extranjeros, y que el rey estuviera en todo momento al servicio de la nación y nunca por encima de la ley. Se hacían eco así de un creciente malestar que, unido a otros factores adversos, explican en gran medida la rebelión de las ciudades.

Este hecho generó bastante malestar en la población, por lo que el 1 de marzo de 1520, el propio Carlos I decidió desplazarse a Valladolid para recabar su apoyo Dos circunstancias, sin embargo, terminaron por desatar la rabia comunera en la capital del Pisuerga: la brutal reacción del poder central contra los vecinos segovianos que se habían revelado y, sobre todo, las noticias del incendio de Medina del Campo donde también fueron graves las consecuencias en la capital vallisoletana, donde la población arremetió contra las casas de Antonio de Fonseca, del comendador Cristóbal de Santiesteban y de los procuradores Alonso Niño de Castro, Pedro Hernández del Portillo y Francisco de la Serna. Además, el 23 de agosto se constituyó la Comunidad de Valladolid, a la que juraron fidelidad todos los caballeros y vecinos en el Monasterio de la Trinidad, eligiendo como capitán general de la villa al infante Juan de Granada.

¿Dónde está?

Página web del municipio