TORRELOBATÓN

Castillo de Torrelobatón

El capitán comunero, Juan de Padilla, ideó la toma del castillo de Torrelobatón, propiedad del Almirante de Castilla, cuya situación estratégica, en la línea que unía Valladolid, Medina de Rioseco y Tordesillas era decisiva para avanzar en los intereses de la Comunidad. Reforzadas sus tropas con contingentes aportados por Valladolid y Segovia, Padilla avanzó hacia su objetivo. Entre el 17 y 21 de febrero permaneció en Zaratán; a las dos de la madrugada de ese día, sus “siete mil infantes y quinientas lanzas con toda la artillería” según recoge el cronista Fray P. de Sandoval, salieron camino de Torrelobatón. El asedio duró hasta el día 29 de febrero de 1521. 

Antes, los comuneros habían llevado a cabo otras acciones militares: el 19 de enero destruyeron el puente de Boecillo, el 5 de febrero toman el castillo de Mucientes, denominado El Palacio, donde se alojó Juana y fue reconocida como reina de Castilla, y el 7 de febrero devastaron la villa de Cigales.

El imponente Castillo de Torrelobatón, tomado por los comuneros a finales de febrero de 1521, es sin duda el mayor atractivo del pueblo. Construcción de indudable belleza, se alza sobre el modesto teso que domina la población. Comenzó a edificarse en el siglo XIII y se completó a mediados del XV, siguiendo el modelo de la escuela de Valladolid. Es sin duda uno de los castillos mejor conservados de la provincia y está cargado de historia. En él se celebraron los esponsales de los padres de Fernando el Católico y desde él partieron las tropas de Padilla que sucumbirían en Villalar.

¿Dónde está?

Página web del municipio